lunes, 12 de diciembre de 2016

La Petronila: últimamente, la gran olvidada de los ayaleses



 


La primera en llegar: La Petronila "Ntra. Sra. de Valcorta"


                         Queso proverbial que hay que probarlo y llevárselo a casa

Fiesta y gastronomía se dan de la mano

La Petronila: últimamente, la gran olvidada de los ayaleses
El día se presentaba agradable tanto en temperatura como por los rayos del sol que despuntaban tempranos, aunque para la tarde se anunciaba algo de lluvia.
Este día (29-05-16) se celebraba la fiesta de Ntra. Sra. de Valcorta en la ermita y paraje de su nombre que es más conocida popularmente como “La Petronila” (su día mariano es el 31 de mayo), en las cercanías del pueblo de Llorengoz, en el Valle de Losa, actual provincia de Burgos, lindante con la Tierra de Ayala – Aiara Herri a través del nexo de unión de la Sierra de Sálbada.
 

Las fuerzas de la naturaleza también hacen de las suyas

 Aquí se echa en falta la señal indicativa de Llorengoz para ir a La Petronila

Pueblo este de Llorengoz que dentro de su situación al sur de la sierra mencionada está situado en la parte más septentrional de todo el Valle de Losa. En tiempos del Medioevo dicho valle burgalés formó parte de la Álava primitiva.
Así que nada perezoso, uno se enfundó las botas de monte, en este caso las deportivas pues el tiempo y el camino a pisar era limpio y mayormente empedrado.
La duda que afluyó en nuestra mente era si comenzar a andar desde Amurrio, vía el paso por los pueblos de Etxegoien y Mendeika… o, para no andar tanto, realizar este primer tramo en coche hasta el pueblo de Lendoño de Arriba o Lendoinogoiti (o goikoa) a los pies de la sierra de Sálbada; venciendo esta segunda opción.

 

Bonito ejemplar que alegra nuestro caminar tranquilo, con uno de los bóvidos observando

 

Tras dejar atrás el portillo de La Barrerilla y la majada de los pastores bizkainos, seguimos nuestro camino. El korrikalari está de vuelta y, a nuestra espalda, Iturrigorri e Iturr. txiki

 

A punto de dar las 11:00, y ya dejado el coche descansando, se da por iniciada la caminata que nos acercará al paraje de Valcorta en Llorengoz. (Si alguno/a está interesado en recorrer andando la distancia Amurrio-Lendoño de Arriba como antesala de la subida a la sierra de Sálbada –hoy, como digo, realizado en coche– puede asomarse al enlace "Día del Refugio" en la sierra de Sálbada y Belandia cultural donde se detalla el itinerario a seguir).

La subida por este lado de la sierra a través del portillo de La Barrerilla, es la clásica subida y la más socorrida por las y los montañeros y domingueros que se acercan por estos lares para conocerla.
Subiendo por la pista o camino bien estructurado, atravesamos el hayedo con la “Piedra El Cojo” (Herren Harria) a nuestros pies (Ver la entrada El amor de dos hayas no tiene parangón -casi al final de la misma- sobre el origen del nombre de la piedra alusiva a Josu Isusi) para salir al claro, ladeando por debajo la sierra a través de Senda Negra y llegar al portillo que nos da la bienvenida a la sierra de Sálbada en el inicio (o final) del barranco de La Ponata.
 

Siguiendo la pista de arena y piedra se llega a Mojón Alto / Buzón montañero / Para los despistados
Andamos el mismo unos pocos metros para llegar a la majada donde txabolas y corrales conviven con ovejas y pastores, al menos hasta hace unas cuantas décadas. Aquí ya no hay pastores, ni ovejas y ni txabola, si exceptuamos la que utiliza Josu Goti, amurriarra de nacimiento y ahora lendoinogoitiarra por matrimonio y primera autoridad, por ser el alcalde. Esta majada es la que tradicionalmente utilizan, para uso y disfrute, los pastores de los pueblos de la Junta de (Lar)Ru(a)zabal y, la misma, se encuentra en la parte baja del barranco de La Ponata.
Llegados a este punto de la majada, después de 1 hora de ascenso, comienza el camino pedregoso que, si seguimos, nos acercará a Llorengoz.
Hay un poste señalítico de la “Ruta del Pastoreo” que señala la distancia a los pueblos de Bóveda y Barriga de Losa, pero obvia hacer una mención indicativa al pueblo de Llorengoz que para acudir un día como hoy nunca estaría de más hacer la mención.
Este camino que ahora iniciamos, nos lleva directamente a dicho pueblo pero antes alcanzaremos el punto denominado Mojón Alto (1068 msnm) en la misma orilla del camino, señalado con un buzón montañero colocado en su día (24 de febrero) por Mendiko Lagunak mendi Taldea de Amurrio en el año 2007. Hace también de frontera entre la Tierra de Ayala – Aiara Herri y el Valle de Losa que en otro tiempo formó parte del territorio de la Álava medieval, como queda dicho.
 

Rodeando la balsa, el camino se dirige a Llorengoz / ... que se desborda / ...y donde habita la rana de la especie ??
Ahora el recorrido se traduce en suave descenso, pasando por la charca o balsa de agua cuyo (a)preciado líquido se desborda por una de sus paredes.
Más adelante estamos en Llorengoz (867 msnm) que se encuentra más abajo que el mismo camino. No entramos en el pueblo, sino que directamente giramos a la derecha para, atravesando una despejada loma, alcanzar a menos de 1 km el paraje de Valcorta, donde se aloja (al menos hasta hace unos años, pues hoy día hay mucho amante de lo ajeno) la imagen de Ntra. Sra. de Valcorta: “La Petronila”.
 

Yo andando,... otros en limousina de montaña / Llorengoz a nuestros pies / ¡¡Uy!! ¡Qué miedo!
La llegada es tardía (13:15) pero a tiempo para oír misa y contemplar el interior de la ermita. Uno ignoraba que la misa normalmente es a las 13:30 o minutos después, si el cura se retrasa debido a que antes atiende a las parroquias de los otros pueblos del Valle.
 

Toca esperar, que el "padre" no ha llegado todavía, no da a basto con tantos pueblos / Llega la música / Ya ataviados con sus intrumentos, foto para la eternidad, que se está en suelo santo
El templo se llenó. Alrededor de 80 personas, contando a la chiquillería, siguieron atentos la celebración de la misa. Minutos antes del inicio de la misma fue traída en un 4x4 la imagen de “La Petronila” para presidir su morada de siempre, acompañada de la orquesta del acordeón y saxofón con el señor Otegi acariciando las teclas del primero.
Unas gotas cayeron al finalizar la celebración religiosa lo que motivó que los romeros asistentes, fueran despejando el lugar de Valcorta para dirigirse al pueblo de Llorengoz, donde tendría lugar la comida. Los de casa en sus casas y los venidos de fuera, bajo la protección de alguna tejavana o porche de las casas o cabañas deshabitadas o en desuso.
No hay atajos sin trabajo” que me decía un paisano lugareño asiduo a esta fiesta, cuando me vio que intentaba cortocircuitar el recorrido de vuelta al pueblo.
 

La chiquillería, momentos antes del inicio de la santa misa, formales ante la cámara / Rústico altar y retablo presidido por la virgen de Ntra. Sra. de Valcorta, minutos antes de dar comienzo a la eucaristía / Finalizada la misma, la feligresía abandona su lugar de acogimiento, dejando ver la desnudez de los humildes bancos
Dejar constancia que si el tiempo lo permite se suele comer en el campo, al aire libre en las campas que anteceden a la pequeña vaguada donde se erige la ermita de Ntra. Sra. de Valcorta y también en los aledaños de la misma tiene lugar el ágape rural.
Hablando con las personas allí reunidas, fluyeron en la conversación “Las Petronilas” de antaño, de otros años, cuando venían andando gentes de buena parte de la Tierra de Ayala a través de la sierra de Sálbada para acudir a la romería de La Petronila.
 
Y llega la hora de retratarse al lado de la virgen, antaño con más devoción entre los ayaleses que acudían casi en procesión (Gracias Igone)

La imagen de la virgen vuelve a lugar más seguro que en estos tiempos, las ermitas son plato apetitoso de los amigos de lo ajeno. Al lado, el  joven "pater", nuestro pastor

Del pueblo de Sojo/Soxo, por ejemplo, que tenían a la virgen de Valcorta como abogada de los males de cabeza (si mal no recuerdo), acudían con música y cura propios, celebrando la misa en la capilla de la nave lateral, nada más traspasar el umbral de la puerta de la ermita. La presencia del archiconocido y recordado Txurru con su arcodeón es un buen ejemplo de lo aquí dicho.
Después era el turno de la misa para los del pueblo que tenía lugar en la nave principal que da al altar de la ermita.
De la romería posterior se puede decir otro tanto. Había dos, una para los de Ayala y, también, de los pueblos de la Junta de (Lar)Ru(a)zabal; la otra para los de Llorengoz y demás pueblos losinos. La romería de los ayaleses se concentraba a la altura de la iglesia del pueblo al otro lado de la carretera. La de los del pueblo se ubicaba más abajo en el lugar conocido como la Era.
 

Exterior de la iglesia de Llorengoz y visita interior, lamentando el lamentable estado de ruina de toda la edificación
Así que –parece ser– la fiesta de La Petronila reunía a gentes venidas de distintas latitudes: las venidas de “abajo” (Ayala, etc.) –como se decía en aquel tiempo– y los losinos, pero a su vez había cierta división con la celebración de dos misas y dos romerías.
Tal hecho, al menos en lo referente a las dos romerías, derivó en disputas y hasta alguna que otra gresca entre los mozos losinos y los de “abajo”, pues parece ser que les “robaban” las mozas –o ellas los preferían– a los losinos. Y muestra de ello era la formalización de noviazgos, que luego terminaron en boda, de chicas de Llorengoz y de los pueblos de alrededor con chicos de “abajo” (Ayala, Lendoño, etc…).
 
Los músicos  inician la animación -¡qué la música no falte!-... y la bella "fotógrafa", ahora "cazada" por el MdB

Volviendo al día de hoy –al presente– las cosas no son lo que eran. Ahora, un poco de música con la orquesta de dos instrumentos: el acordeón de Iñaki Otegi de Luiaondo y el saxo de su compañero de Orduña, Richar Tellería “Campanera”.
Como la intención era volver por donde se había venido y sabiendo que más adelante el agua haría acto de presencia en nuestro camino de retorno, tomamos las de Villadiego, pero no sin antes acudir a la quesería del pueblo donde, tras departir conversación con los componentes de la popular “orquesta” y el joven sacerdote de quien depende eclesialmente las parroquias del Valle, nos “apropiamos”, previo pago y agradable conversación con la joven vendedora, del rico queso que en este pueblo de Llorengoz saben elaborar.
Como el pueblo y la joven y simpática anfitriona lo merecen, ahí queda el nombre del popular queso (que siempre que nos acerquemos por allí no hay que dejar de adquirir) “Mojón Alto”. (Mira qué casualidad).
Subiendo a Mojón Alto comenzó a lloviznar levemente pero de continuo.
 

La vaca cansada pero feliz por el nuevo "ternero"
La Barrerilla... el portillo. Tanto da...


Al paso por la majada de los pastores de Bizkaia (Lendoño, etc.) oigo el grito desesperado de alguien que me llama.
- Corre, corre…
- ¿Habrá pasado algo,… algún accidente? (Yo pensando).
Al acercarme (tiro el paraguas por los suelos), me encuentro con la escena de que una vaca estaba pariendo y tenía dificultades para expulsar al ternero, a pesar de los esfuerzos que padre e hijo hacían tirando de la soga con la que intentaban sacar a la cría.
Con el esfuerzo de todos pudimos ¡por fin! conseguir que el ternero saliese totalmente del vientre de la madre que, exhausta del esfuerzo y del dolor producidos, se tumbó en el suelo.
Luego resultó que el que me llamó en “auxilio” era Josu Goti morador de la única txabola de esta majada, alcalde del pueblo de Lendoñogoiti o Lendoño de Arriba y, casualidades de la vida, compañero de estudios en el Instituto Gabriel Mª de Ibarra de Amurrio (ahora Zaraobe y con nueva estructura edificatoria).
Habiendo salido todo bien, proseguí mi camino de vuelta, franqueando el portillo de La Barrerilla, senda Negra, el Hayedo, pista y final en el pequeño aparcamiento del pueblo del alcalde, donde el coche me recogió para volver a Amurrio.
Después de esta visita a la fiesta de La Petronila, es de desear que vuelvan los tiempos en los que desde algunos de los pueblos ayaleses se iba en alegre biribilketa a pasárselo bien. Sin más.
Aunque todxs sabemos que los tiempos han cambiado y nunca volverá a ser lo mismo.
 

No os lo olvidéis: El queso lo merece y su simpática vendedora también.

Que poco duró... y es que ¡estaba tan rico rico!

Cronología de la subida:
11:00 Emprendemos la salida desde el aparcamiento de Lendoño
12:00 Llegada al portillo de La Barrerilla
13:00 Llorengoz
13:15 Valcorta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada