viernes, 28 de agosto de 2015

Marcha Social o Día de las/os socios de Mendiko Lagunak mendi Taldea



 


Foto colectiva en la boca de la cueva, tras el objetivo conseguido de superar y estrenar la senda y el portillo de las Escalerillas
 

Marcha Social o Día de las y los socios de Mendiko Lagunak mendi Taldea

Hoy era el día (sábado, 18 de abril de 2015) de la Bazkideon irteera (salida de socias y socios) del club de montaña Mendiko Lagunak de Amurrio que anualmente realiza para los mismos y demás montañerxs interesados.
El día salió o amaneció, como más les guste, gris y la hora de partida (en bus) a las 08:30 para, en el pueblo de Salmantón, comenzar el recorrido a las 09:10. Se inicia a andar por camino cementado que pasado dicho pueblo de Salmantón conduce hasta el cruce donde se encuentra o asienta un monumento prehistórico conocido como dolmen que sigue caído, olvidado y, por qué no decirlo, desconocido. (Salmantón, históricamente está documentado en el año 864, en el primer escrito conocido que se conserva, como “Salvantone”).
 

                      Iniciada la marcha, se transcurre por camino si no cementado sí apelmazado y apisonado

Si siguiéramos por este camino que ahora continúa sin cementar, el mismo nos llevaría al portillo de (F)Aro y por ende a la gran planicie que representa la Sierra de Sálbada, pero nosotros tomamos un desvío a la izquierda, bastante antes de llegar a donde se encuentra el dolmen de Oleta (que no había dicho el nombre), después de dejar atrás el depósito de aguas del citado pueblo ayalés. (Por cierto, dicho pueblo, a pesar de situarse a los pies de la falda de la vertiente norte de la sierra, es decir, lo que se conoce como “pueblo de montaña”, disfruta de cierto aire de pueblo agrupado, con casas adosadas y contiguas a lo largo del camino principal que lo atraviesa, con algunas otras exentas).
Ahora el camino se hace montañoso, o sea, de tierra. Es lo que se llama pista forestal y seguimos por ella un buen trecho, teniendo siempre de frente, delante, arriba y en altura (aunque todavía un poco lejano), el farallón de caída de la vertiente Norte de la nombrada Sierra de Sálbada. (Este nombre de la sierra, tal vez derive de un antiguo poblado, documentado hacia el año 864, más abajo de la misma, con el nombre de “Salvata”).
Poco después, el pequeño bosque de árboles por el que hemos transitado va dejando sitio a prados de hierba que se deslizan por pequeñas laderas que son utilizadas para el pastoreo que nos dejan ver en toda su magnitud el farallón antes dicho.
Despunte de las colinas de los montes que merodean en la falda norte de la Sierra de Sálbada con los pueblos ocultos entre el mar de densa niebla. 
 
En la loma de Campo Mendrogal descansando y observando el devenir que se presenta allí a lo lejos. Justo donde al Ungino (izda.) le termina la espalda